Las palabras «MI» y «TU» como pronombres personales y como adjetivos posesivos

Por raro que parezca, son muchos los que confunden, en la práctica, los pronombres personales «mí» y «tú» con los adjetivos «mi» y «tu», apócopes de los adjetivos posesivos «mío» y «tuyo», empleados delante del sustantivo.

Gráficamente, se diferencian porque los dos pronombres van acentuados, mientras que los adjetivos no llevan acento. Pero, naturalmente, esa diferencia ha de establecerse en virtud del oficio que las citadas voces desempeñen en la oración. Nada más fácil que distinguir cuándo son pronombres personales y cuándo adjetivos.

Por definición, los pronombres «hacen las veces de nombre», mientras que los adjetivos «acompañan al sustantivo» bien para calificarlo, bien para determinarlo, según su clase.

En consecuencia, cuando las voces «mi» y «tu» no vayan acompañando a un sustantivo, sino sustituyéndolo, serán pronombres personales y, por lo tanto, se escribirán con acento; y si concuerdan con un sustantivo al que determinen, solo podrán ser adjetivos posesivos apocopados y carecen de acento gráfico.

Unos ejemplos aclararán esta regla.

Si decimos: «Tú debes traer tu paraguas», es evidente que el primer «tu» se halla sustituyendo al nombre de la persona con quien hablamos, y podríamos poner éste en su lugar: «Lorenzo, debes traer tu paraguas». En cambio, el segundo «tu» no admite sustitución: queremos decir, simplemente, que Lorenzo debe traer el paraguas de su propiedad, el que posee.

Hay otro medio, sencillísimo, de saber si el segundo «tu» es posesivo: basta alterar el orden de las palabras en la oración. Entonces, si colocamos antes el sustantivo a que hace referencia y con el que concuerda, habremos de emplear la voz «tuyo», con lo que desaparecerá todo género de dudas: «Tú (Lorenzo) debes traer el paraguas tuyo».

Quedará, pues, claramente establecido que el primer «tu» es pronombre personal y el segundo, adjetivo posesivo.

Análogamente ocurre con «mi»:

Ejemplo: «Mi padre ha hablado por mí». El primer «mi» es posesivo y el segundo, pronombre, ya que aquél equivale a «mío» (el padre mío) y éste al nombre del que habla.

[Luis Hernández Alfonso, Defensa del Idioma (1948-1952)]

~ por rennichi59 en Jueves 29 marzo 2012.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 167 seguidores

%d personas les gusta esto: