¿Juventud?

¿Juventud?

No hace muchos días, en una velada necrológica, el docto catedrático y consecuente republicano D. Manuel Hilario Ayuso (1), aludiendo a las juventudes universitarias, las acusó duramente de que sólo buscaban el camino «del cajón del pan».

La frase podrá no ser muy literaria; pero es, desgraciadamente, muy justa, lo cual es más importante. Claro que él, como nosotros, admite excepciones que son tan honrosas como escasas.

¡Lamentable, tristísima realidad! Y no sólo se da esa circunstancia en la juventud universitaria, sino en toda la que, por sus condiciones de cultura, más obligada se halla a mantener vivos los ideales, sean éstos los que fueren.

Nosotros, sinceramente republicanos y con vehementes anhelos socializadores, preferiríamos ver una juventud reaccionaria a contemplar el desfile bochornoso de tantos muñecos indiferentes que piensan, sienten y quieren con el estómago, incapaces de comprender nada grande, abúlicos para todo sacrificio y atentos sólo a la consecución inmediata del mayor número de comodidades para su cuerpo.

¿Cómo no sentir dolor ante esa farsa, ridícula y trágica a un tiempo, en la que, como en las banales revistas de nuestro teatro contemporáneo, no hay argumento?

Añoramos otras épocas (que no han sido vistas por nosotros), en las que había ideales y había hombres capaces de mantenerlos en paz y en guerra, con las armas de la elocuencia, con el ardor de las controversias; ideales, en fin, que, cuando era preciso, se coronaban con olor de pólvora y se consagraban con la sangre roja y cálida de quienes ponían sus pechos como escudos defensores de su integridad.

Ahora… ¿qué puede esperarse de esos maniquíes animados que se pintan las uñas y se depilan las cejas para lucir su afeminamiento en la calle de Alcalá? Los últimos restos de su virilidad, casi extinguida entre tanguismo y drogas tóxicas, lo emplean en disputarse las caricias de las damiselas que no saben ser mujeres y que han rodado por todas las degradaciones.

Es hoy muy elegante dejar pasar las horas, los días y los años sin que turben la calma de ese vegetar sin objeto otras preocupaciones que las últimas piruetas del «gibi».

Esa juventud mezquina e idiota es la que encumbra con su aplauso de fanatismo ignorante a los bandidos de arte, esos aventureros que hacen obras sin poner de su parte otra cosa que unas monumentales tijeras y un poco de goma. ¿Para qué citar nombres? Los lectores inteligentes los adivinarán y los que no lo sean… no nos interesan que nos comprendan o no.

Pero esto ¿puede prolongarse? Abrigamos la íntima esperanza de que la juventud sacudirá el yugo de la pereza espiritual que se ha adueñado de las voluntades, que ha cegado los ojos de la inteligencia, que ha envenenado la fuente de los sentimientos.

El doctor Hache (2)

“El Presidencialista”, nº 1 (enero de 1928)

[1] Sobre la curiosa y polifacética figura de Manuel Hilario Ayuso Iglesias (1880-1944), puede consultarse con provecho la siguiente página, obra de su biógrafo J. M. Latorre Macarrón.

[2] Seudónimo de Luis Hernández Alfonso.

~ por rennichi59 en Sábado 11 noviembre 2006.

2 comentarios to “¿Juventud?”

  1. Estimado amigo,

    ¿está Ud seguro de la fecha del referido artículo? No se corresponde ésta por ventura con algún día del nebuloso siglo XXI?

    Me gusta

  2. Por desgracia, estimado amigo Ramon, me temo que, en efecto, con leves toques meramente formales (los del tanguismo y la revista, principalmente), el fondo y la sustancia del artículo de hace 83 años siguen siendo… jóvenes, o, lo que es lo mismo, aplicables a la actualidad.
    Muchas gracias por su comentario, tan certero como de costumbre.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: