Estampas de un régimen

Estampas de un régimen

Los que día por día seguimos con atención el desarrollo de los sucesos políticos del mundo, no podemos por menos de admirarnos ante la evidente desorientación de los que, debiendo estar mejor informados de ello, los desconocen tan palmariamente como si jamás les hubiesen preocupado.

Refiérese nuestro comentario a un reciente hecho político, cuya trascendencia en el juicio que a los desapasionados debe merecer nuestra doctrina es a todas luces patente. El presidente de la república mejicana Plutarco Elías Calles, no obstante la difícil situación en que sus últimas medidas de gobierno le colocan entre la opinión conservadora (1), suprime la previa censura periodística.

Éste es el hecho escueto, sin añadiduras ni comentarios.

Y ahora digamos qué queda de todo aquel tinglado retórico-sofístico que los parlamentaristas pretendieron armar a propósito del caudillismo y las, según ellos, posibles dictaduras a que se prestaba el régimen presidencial (2).

Aviso es éste bien claro a todos los que, por cortedad de vista o de ánimo, cuando no por motivos de otra índole, tergiversan los conceptos y tratan de desviar a la opinión del que es, a nuestro juicio, único sistema que ofrece las ventajas de la democracia efectiva (asegurada por la elección, el referéndum, el recall (3) y la iniciativa), unidas a las de una plena eficacia garantida por la forma que afecta el sistema en su funcionamiento.

La política del presidente mejicano no hubiera podido seguirse sin obstáculos en un Estado parlamentarista, y ello, bien probado a todo el que recuerde pasados hechos de la historia patria, es un nuevo argumento en pro del sistema por el que abogamos, convencidos de su superioridad respecto a todos los demás y señaladamente a los que ofrecen las ilusorias garantías de una mediatización recíproca de los poderes legislativo y ejecutivo.

Jerónimo Martínez Doggio

«El Presidencialista», nº 1 (enero de 1928)

[1] Se refiere a las medidas de política anticatólica que desencadenaron la famosa guerra denominada «de los cristeros». [Nota de Pablo Herrero Hernández]

[2] Siempre hubo de luchar el Partido Republicano Presidencialista de España, en el seno del movimiento republicano español, contra la errónea ecuación presidencialismo = régimen dictatorial o caudillismo. [Nota de P. H. H.]

[3] Se trata de la revocación, mecanismo propio de los regímenes presidencialistas, que permite la destitución de un funcionario mediante consulta electoral. [Nota de P. H. H.]

~ por rennichi59 en Sábado 11 noviembre 2006.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: