Apostillas

Apostillas
Diálogo de actualidad.
—¿Qué le parece a usted la contestación dada por «Azorín» a la encuesta de Heraldo de Madrid?
—Acérquese; se lo diré al oído.
—¿Y qué opinión le merece en general el superrealismo azorinesco?
—Eso… ni al oído siquiera.
••
El Sr. Senante condena las medidas socializadoras.
Estamos verdaderamente dolidos y consternados. ¿Qué vamos a hacer, pobres de nosotros, si este señor no depone su actitud?
••
¿No conocen ustedes alguna de esas oficinas en que el Jefe reúne a los empleados democráticamente para entre todos tomar «acuerdos» y después hacer él lo que le dé la gana?
Pues algo así viene a ser la Conferencia Panamericana, convocada por el Tío Sam, «Manager-Director» multilateral del Nuevo Continente.
••
Efectivamente; como era de esperar y nosotros temíamos, el Gobierno laborista de la Monarquía noruega tuvo que dimitir pocos días (no muchas horas) después de constituirse.
Casi le ocurrió lo que a los trenes norteamericanos de que habla Pérez Zúñiga en sus «Viajes Morrocotudos»: que llegan al punto de destino antes de salir de la estación de partida.
••
Refiriéndose a la nueva ley electoral japonesa, dice en un artículo el Sr. Ciges Aparicio: «El gobierno del barón Tanaka, primero en aplicar la ley, lo ha sido también en violarla. Antes de llegar el día de la elección las oposiciones se lamentaban de las compras de votos que los candidatos ministeriales hacían y de las frecuentes intervenciones policíacas. Gracias a los atropellos, ha podido obtener la débil mayoría que se le supone».
¡Oh, la democracia parlamentarista!
Ésa es la receta conocida por los Gobiernos parlamentarios, traducida ahora al japonés por el barón Tanaka.
••
El órgano de la U[nión] P[atriótica] dice: «… la política es en general un bizantinismo cuando no una expresión de sentimientos vanidosos…».
¡Qué lástima que no hicieran tan sensacional descubrimiento cuando tanto bullían en la política!
••
Del mismo periódico, aludiendo a los gobernantes rusos:
«Fusilan a los que no son de su agrado», y dice que han sufrido esta pena cuatro individuos contrarrevolucionarios que incendiaron un edificio público en Doubriwsky.
¡Qué rarezas tienen aquellos gobernantes…! ¡No agradarles los incendiarios!

~ por rennichi59 en Viernes 4 abril 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: