Cantares

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso dedicada a su hija María Consuelo Hernández Rodríguez (1931-2003) y fechada en la Cárcel «La Campana» de Granada el 19 de noviembre de 1940. Su manuscrito autógrafo se conserva en el archivo familiar.

CANTARES

(A mi hijita)

Mira siempre al horizonte

y nunca mires atrás,

no importa de dónde vienes,

sino saber dónde vas.

No humilles a quien socorras;

trátale con humildad.

La altivez en un defecto

que anula la caridad.

Todo se alcanza en la vida

cuando se sabe esperar.

¡Tienen fondo los abismos

y tiene orillas el mar!

Procura volar muy alto

para encontrar tu destino,

que el que vuela, no se mancha

con el barro del camino.

Perdona a tus enemigos;

nunca te quieras vengar.

¡Bastante castigo tiene

quien no sabe perdonar!

Nunca te parezca lejos

el lugar a donde vas:

con tal de que no te pares,

pronto o tarde, llegarás.

Los ciclones que el árbol

dejan sin nidos

son de todas las aves

aborrecidos.

No seas nunca

como el ciclón odioso

que el árbol trunca.

El poder y la fortuna

conforme vienen se van;

los que ahora viven, felices,

mañana ¿dónde estarán?

Para hacer bien a cualquiera

no esperes a los demás,

que los buenos van delante

y los peores, detrás.

Cuando estés muy triste, canta.

Es un río la canción

que lleva al mar del olvido

las penas del corazón.

La Campana, 19 novbre. 1940

Cantares_1

Cantares_2

~ por rennichi59 en Viernes 11 julio 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: