Pasado y porvenir

ista_4_pasado-y-porvenir

El 13 de septiembre no acabó con ningún partido político, porque éstos, dentro de la monarquía no tenían existencia real ni imaginaria. En torno a un nombre más o menos representativo, de más o de menos honorabilidad política (casi siempre de menos), se agrupaba toda una legión mediocre y arribista de merodeadores de la política.

Blasco Ibáñez con un brochazo de ocre rojo, «La Paella del Roder», lo dijo todo.

Hechos añicos los principios democráticos, siendo la política ocupación de pícaros y hampones, los hombres de pro hubieron de apartarse de la cosa pública.

Las masas proletarias buscaron por la violencia la resolución de problemas que eran de gobierno.

Las Juntas Militares, Annual…

De este modo fue posible el 13 de septiembre. Y no era posible ni más ni menos que esta dictadura.

Los partidos antimonárquicos no estaban capacitados para gobernar, les faltaba:

Hombres, con menos oratorias de juegos florales y más dotes de gobernantes.

Orientaciones para acoplar a la realidad su ideología.

Masas que por circunstancias mil habían ido apartándose de estos partidos.

Se nos quiere presentar al partido socialista apartado de este maremagnum y en condiciones de ocupar el poder, tanto a la caída del viejo régimen como hoy, siendo el gran partido representante de los trabajadores que cuenta además con la opinión pública.

Negamos rotundamente que este partido represente realmente a las masas proletarias, porque si este partido hubiera existido fuerte y pujante, si realmente significaba algo en la vida pública española en 13 de septiembre, no encontraríamos calificativos suficientemente duros para designar a sus elementos directores.

Después de la fecha célebre, poco se ha podido hacer para afirmar posiciones.

Conocido es el antagonismo existente entre la Unión General de Trabajadores, cuyo elemento directivo es el mismo del partido socialista, y la Confederación General del Trabajo, sindicalista y apolítica. Estos dos organismos se odiaban. Salvo el denominador común de ser organizaciones proletarias, no había nada en ellos que estuviera de acuerdo, ni la táctica en la resolución y planteamientos de conflictos obreros, ni en la intervención en política.

En los últimos tiempos del antiguo régimen, la Confederación arrastraba hacia sí a los obreros de España; un par de años hubieran bastado para que la organización obrera española hubiera pasado a tener su sede en Barcelona. La Unión General quedó muy debilitada. Al ser disueltos los sindicatos, la organización obrera española quedó deshecha.

El socialismo español, con sus colaboraciones absurdas, fue derecho al suicidio. No ha salvado ni la actitud romántica de oposición.

No podemos negar que la opinión pública española ve con simpatías el espejuelo del socialismo español, pero esto no es sino el reflejo de fuera y el prestigio de algunos de sus hombres.

Los partidos socialistas mundiales representan el orden frente al fantasma comunista. Pero este socialismo conservador, al ponerse frente a los problemas mundiales y querer resolverlos con paliativos que a la burguesía parecen atrevimientos inconcebibles y a los trabajadores panacea con que engañar el hambre, se vendrá a tierra ante el gran desprecio de los obreros.

Carlos Marx desde su tumba sigue diciendo: «proletarios de todos los países, uníos»… contra los Macdonald, contra los Vandervelde, contra los Caballero.

No obstante esta visión amarga del pasado, yo preveo un porvenir espléndido para las izquierdas españolas. El golpe de estado nos ha demostrado la verdadera significación de los partidos antimonárquicos.

Aunar esfuerzos, establecer puntos de vista comunes, es la labor perentoria a realizar.

En vano se opondrán a la marcha evolutiva de los tiempos porque, como dijo Balmes: «todo el que se oponga a la corriente de los siglos morirá aplastado por ella».

Juan Sánchez Pozo

«El Presidencialista», n.º 4 (abril de 1928)

~ por rennichi59 en Lunes 24 noviembre 2008.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: