Incongruencias

Nos hemos equivocado. Apresurémonos a confesarlo, ya que «de sabios es rectificar». Creíamos que la cuestión clerical había terminado y confiábamos en que la prudencia de quienes la mantenían con sus intransigencias haría posible un abandono total de aquellas enojosas discusiones que repugnan a los espíritus ecuánimes porque en ellas se mezclan (sin necesidad alguna) sentimientos religiosos siempre respetables.

Pero he aquí que los intransigentes vuelven a sus provocaciones; y he aquí que nosotros, que no hemos de dejar sin respuesta sus procacidades, abandonamos nuestro voluntario alejamiento para dar adecuada contestación a sus impertinencias.

Hemos tenido ocasión de hojear la numerosa «propaganda» lanzada por algunos clericales a propósito de las «persecuciones» contra los católicos mejicanos. Nosotros, siempre justos con los enemigos como con los afines, nos habíamos limitado a aplaudir la actitud enérgica del presidente Calles sin para ello arremeter contra los revoltosos católicos. Nos lo impedía el respeto que nos merecen siempre quienes se sacrifican por una idea, aunque la estimemos errónea.

Pese a quien pese, los revoltosos católicos mejicanos no son «perseguidos», sino que se alzaron en armas contra el poder legalmente constituido, y son, por ende, «revolucionarios». Y ved ahora que los católicos españoles, que no hace muchos años calificaban de «facinerosos y agitadores profesionales» a quienes se habían sublevado contra un régimen que no reunía las mismas condiciones de respetabilidad que el de aquella república, llaman «héroes« y «mártires» a los revolucionarios que en México pagaron con su vida su fracaso. Nosotros no nos creemos obligados a ultrajar su memoria aplicándoles tan «lindos» calificativos. ¿Qué culpa tienen ellos de la cerrilidad de sus correligionarios de aquende el Atlántico?

Éstos dicen ahora que los católicos mejicanos luchaban por la «libertad religiosa»… Nosotros también venimos luchando por esa libertad en España, y son los mismos católicos quienes se nos oponen tenazmente. ¡Oh, la acreditada ley del embudo!

Tales incongruencias no pueden sorprendernos. Estamos ya acostumbrados a ellas.

¿Recuerdan ustedes la fanática devoción de la mayoría de nuestros católicos por el Kaiser que constantemente hablaba del «viejo Dios alemán» y predicaba el odio contra los «papistas» y «la secta romana»? En aquella ocasión, los católicos olvidaron que el Imperio alemán era el país del Kultur-Kampf. Algunos fueron tan lejos en su obsesión que, abandonando su credo político-dinástico, provocaron el cisma del jaimismo, división no muy fácilmente comprensible ni justificable. La realidad ha venido a demostrarles que con un régimen republicano han logrado los católicos alemanes alcanzar puestos en el gobierno nacional, cosa que antes jamás habían conseguido.

¿Incongruencia? ¿Mala fe? Para nuestro propósito es lo mismo. Sepan quienes lo ignoran o fingen ignorarlo que, sea cual fuere la causa de sus intransigencias y sus mixtificaciones de la historia, nosotros estaremos siempre prontos a la lucha. Y no olviden que tenemos sobre ellos una enorme ventaja: la de que, como está de nuestra parte la verdad histórica, no apelaremos a calumnias, insidias ni rastrerías para atacar ni defendernos, ni usaremos artes sofísticas para predicar lo que siempre hemos sostenido.

¡Qué tranquilidad de espíritu, qué reposo de conciencia proporciona una conducta recta y sin claudicaciones ni encrucijadas!

Prueben nuestros contrincantes a ir por el «camino real» y verán cómo es mucho más conveniente.

firmalha.jpg

«El Presidencialista», n.º 6 (junio de 1928)

~ por rennichi59 en Miércoles 31 marzo 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: