Parlamentos a la medida

Ya en el número anterior de EL PRESIDENCIALISTA comentamos a su debido tiempo las elecciones francesas, cuyo resultado fue favorable a las derechas, aunque los elementos de la clásica izquierda española se empeñen en querer demostrar lo contrario.

Ahora, después de celebrarse las elecciones alemanas conviene poner éstas en paragón con las francesas para dejar patentizada una vez más la diferente manera de pensar de la opinión nacional de ambas repúblicas.

Mientras en Francia se persigue y encarcela a los liberales extremistas, en Alemania, donde hace diez años se rendía vasallaje a un impero autocrático, salen triunfantes los comunistas en unión con los socialistas. Esto demuestra: 1.º, que la democracia francesa ha cesado hace tiempo de evolucionar, dejando el campo libre a la burguesía; y 2.º, que, por el contrario, el sentido democrático teutón se generaliza más cada día, condensando este criterio en la representación parlamentaria.

Ahora bien: esta expresión de la voluntad nacional queda burlada en los países de régimen parlamentario por las absurdas condiciones que para la obra de gobierno exige el citado sistema.

En Francia se podrá formar un ministerio de coalición, con mayor o menor facilidad, gracias a la relativa homogeneidad que de la fusión de los elementos burgueses con los socialistas, más o menos moderados, resultó con objeto de hacer frente al «fantasma comunista». No así sucederá en Alemania, donde, por el contrario, dada la heterogeneidad de opiniones nacionales, plasmadas todas en la Cámara legislativa, será punto menos que imposible formar un Gobierno representativo de todas aquéllas. ¿Cuál será, pues, la consecuencia inmediata? Nos la da la siguiente noticia, tomada del «Heraldo de Madrid» del día 6 del corriente; dice así: «Berlín, 5.— En los centros bien informados se considera, respecto a la situación política interior de Alemania, que si no se puede llegar a un acuerdo amistoso con objeto de formar un Gobierno de coalición, se tendrá que disolver irremisiblemente el Reichstag, procediéndose a la celebración de nuevas elecciones». ¿De qué sirve entonces la representación nacional, de qué vale el sufragio si con un plumazo del Gobierno queda anulada toda una voluntad colectiva? ¿Por qué esa disolución del Parlamento? Todo el mundo ha reconocido la sinceridad y justeza de las elecciones; en ellas no ha habido falseamientos, ni rompimiento de urnas, ni actos semejantes. ¿A qué viene, pues, esa violación del pensamiento del pueblo germano? El parlamentarismo os lo dirá. Bajo su influencia el Gobierno tiene que contar con la más absoluta confianza del Poder legislativo, del cual depende su vida, y es claro que para poder obrar con toda libertad aquél ha de proporcionarse una Cámara adicta (valiéndose para esto, como ya se sabe, del funesto caciquismo). Por lo tanto, el Gobierno alemán irá disolviendo Cámaras hasta dar con una representación nacional que le venga a la medida.

Conociendo esto es increíble que ciertos señores continúen aferrados a su parlamentarismo, y no vean en el régimen presidencial, con la separación de poderes (condición esencial de este régimen) la completa independencia de ambos, garantizando la verdadera soberanía nacional y afianzando la eficacia de la obra gubernativa.

¿Ignorancia? ¿Mala fe? No lo sabemos… Afortunadamente el presidencialismo se abre paso y buena prueba de ello es el intento de introducir dicho sistema en el campo monárquico, modalidad que, no obstante, los republicanos presidencialistas, rechazamos.

Luis López Burgos

«El Presidencialista», n.º 6 (junio de 1928)

~ por rennichi59 en Viernes 2 abril 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: