De re política y religiosa

En la opinión del vulgo ha cristalizado un error de gran bulto en el orden ideológico. Tal error consiste en la creencia tan extendida y arraigada de que las opiniones radicales en política son incompatibles con la ortodoxia religiosa, con las confesiones religiosas en general, y especialmente con el Credo católico, con la religión Católica, Apostólica y Romana.

La citada falacia como todo error proviene de algún hecho. Este hecho es que desgraciadamente los programas de las izquierdas, involucrando conceptos con daño palpable de la libertad y democracia verdaderas, han proclamado casi siempre un laicismo no neutral, sino hostil a la Religión, con preferencia, insistimos, a la Católica, ya que ella es el blanco del sectarismo siempre. Y ciñéndonos a España, así ha ocurrido en diversas épocas, singularmente en aquel tan efímero y accidentado período republicano (tan antañón ya) salvo en la etapa de mando del glorioso Castelar, en la que reorganizóse el culto y se reintegraron al clero sus dotaciones, reanudándose las relaciones concordatarias con la provisión de las sedes vacantes con arreglo a derecho.

Los Romanos Pontífices, singularmente el gran León XIII, han estatuido de modo formal y solemne, que todas las formas de gobierno y por ende la República (incluyendo, es claro, la presidencial) son absolutamente compatibles con la Religión y el actual Papa ha señalado como única condición esencial en esta materia que las leyes y modalidad general en la actuación gobernante estén inspiradas y regidas con sujeción estricta al derecho natural y sobre todo a la moral cristiana y humana.

El campo es vasto y en la imposibilidad de adentrarnos en materia tan densa, citaremos entre otros muchos el caso de Austria en la que en estos momentos es gran canciller de dicha república Monseñor Seipel y el mismo Marx en Alemania, ¿no pertenece al centro católico, y sin embargo, hoy día ocupa un alto puesto en la política, también, como sabemos, republicana? ¿No estuvo a punto de ser presidente de la República alemana? Como estos tenemos mil ejemplos que iré citando en mis próximos artículos en pro de esta justa campaña.

Dad a Dios lo que es de Dios y al César (el poder que impere) lo que es del César. Ésta es la fórmula dictada por Jesucristo; la cual distinguiendo (como debe distinguirse) lo político de lo religioso, permite y aconseja armonizar dos cosas que la confusión y el apasionamiento han presentado como antagónicas.

Manuel de Heredia Lozano

«El Presidencialista», n.º 6 (junio de 1928)

~ por rennichi59 en Domingo 4 abril 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: