¿Condiciones previas? ¡Cómo serán las demás!

Artículo publicado por Luis Hernández Alfonso el 15 de noviembre de 1938 en la Sección «Crónica Internacional» del diario «Sur», órgano del Ejército de Andalucía con sede en Baza (Granada).

El deseo, mostrado por el Gobierno de Francia con excesiva claridad, de entablar conversaciones con Italia y Alemania, con vistas a un acuerdo «definitivo y permanente», ha recrudecido la altanería de los dictadores. Cuando el pueblo que goza fama de ser despositario de las esencias democráticas aparece como ansioso de llegar a un acuerdo con los países totalitarios, no ha de extrañarnos que éstos, interpretando este anhelo como signo de temor o debilidad, extremen sus exigencias todo cuando las circunstancias le[s] permitan. Por ese camino, nunca creerán ir demasiado lejos.

No obstante, si son ciertas las informaciones que recoge la Prensa transpirenaica y, especialmente, el diario parisino «L’Oeuvre» (cuya redactora internacional, la conocidísima Madame Tabouis, pasa por una de las personas más solventes de Europa en la materia), las condiciones impuestas por Hitler y Mussolini a Francia, como previas para el «comienzo de las conversaciones», son demasiado humillantes y no escasamente peligrosas.

Hay unas que afectan sólo a la política exterior francesa: modificación profunda del pacto francosoviético; renuncia al rearme; resolución, en principio, del asunto de colonias; reconocimiento de la supremacía italiana en el Mediterráneo; y cesación de toda crítica contra los regímenes fascistas en la Prensa del país. Condiciones todas que están absolutamente reñidas con la soberanía de Francia y cuyas consecuencias pueden ser funestas.

Renunciar al rearme ¿no equivale a quedar a merced de un adversario ávido de territorios y ahíto de apetencias imperialistas?

Proclamar la supremacía italiana en el Mediterráneo ¿no es poner en precario todo el imperio colonial francés, cuya llave está en ese mar? ¿No es ceder el control de las líneas marítimas con Argelia, Túnez y el Marruecos francés a Mussolini? Bien conocidas son las pretensiones del Duce sobre Túnez, territorio que considera «prolongación natural» de Tripolitania y «garantía de seguridad para Sicilia».

Pero, más significativas (si cabe) que esas condiciones que se refieren a la política exterior, son las relativas al régimen interno de la República francesa. Piden los dictadores, invadiendo intolerablemente la esfera de acción privativa del pueblo, que se les garantice la continuidad en el Gobierno del criterio que en la actualidad lo inspira. Exigen nada menos que un compromiso de encauzar en determinado sentido la política de un pueblo extranjero. Y también reclaman que se amordace a la Prensa, no sólo para que no se les censure a ellos, sino para que no haga crítica de los regímenes totalitarios.

Es evidente lo monstruoso de esas condiciones. Ningún estadista digno las aceptaría. Nadie, con sentido de su responsabilidad como gobernante, puede admitir que potencias extrañas intervengan de manera tan directa y descarada en el régimen del país cuyos destinos le han sido encomendados.

¿Hitler y Mussolini, controlando la política interior de Francia? Hace un par de años, la simple suposición de que eso ocurriera se hubiera atribuido a un cerebro enfermo. Ni los dictadores podían llegar a más ni Francia a menos. Ni aun después de la supresión de Austria, de su absorción por el Reich, cabía temer que esa mediatización se intentara con la vecina República. Así comenzó la tragedia austríaca y un camino análogo recorre actualmente la desventurada nación checoeslovaca.

¿Es posible que el sentido burgués y capitalista de los Daladier y los Bonnet, su afán de salvar intereses bastardos de los poderosos, llegue hasta el punto de vender a su Patria, abandonándola, indefensa, en manos de sus enemigos seculares?

Y aunque así fuera ¿lo toleraría el pueblo francés, tan patriota, tan celoso de sus libertades, tan empapado de dignidad?

Creemos —queremos creer— que no.

firmalha.jpg

~ por rennichi59 en Martes 27 abril 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: