La voz de alarma

Artículo publicado por Luis Hernández Alfonso el 23 de diciembre de 1938 en la Sección «Crónica Internacional» del diario «Sur», órgano del Ejército de Andalucía con sede en Baza (Granada).

El Gobierno francés, alarmado por los arrebatos del imperialismo italiano, se ha puesto ya en guardia. En el presupuesto de Marina, próximo a votarse en las Cámaras, se destinan ocho mil millones de francos para la construcción de diversas unidades navales, entre las que figuran cuatro acorazados de gran tonelaje, tres cruceros, dos barcos porta-aviones y otros buques menores.

Paralelamente a esta labor de refuerzo de su escuadra, los estadistas franceses activan la reorganización del ejército de tierra y procuran completar sus fuerzas aéreas.

Las apetencias de Mussolini sobre Túnez y Córcega han hecho reaccionar a la opinión pública. Como vulgarmente se dice, «le ha visto las orejas al lobo». Ha sido preciso, para ello, que la integridad territorial de Francia peligrara. Y ese peligro se ha presentado de un modo repentino y amenazador. La tendencia expansionista de Italia y la petición de colonias, insistentemente hecha por los «nazi», constituyen ya una pesadilla para toda Europa.

Por mucho que sea el pacifismo y por grande que se muestre la «prudencia» de las llamadas democracias, llegará el día en que la guerra surja. Hasta ahora, los intereses del capitalismo han pesado más que el sentido de dignidad de los pueblos en el ánimo de sus gobernantes; pero puede ocurrir que esos mismos intereses se vean amenazados, de manera inmediata, por el imperialismo (territorial y económico) de los países totalitarios.

En previsión de que esto suceda, los gobiernos de Inglaterra y Francia (a lo que imita ahora, apresuradamente, Norteamérica) se preparan. El rearme y la reorganización militar ocupan el primer plano en la política de los pueblos. Siguen las claudicaciones; se multiplican las entrevistas «cordiales» con Hitler, Mussolini y sus satélites de menor o mayor cuantía; los diplomáticos extreman sus deferencias y hacen derroche de sonrisas y de frases amables.

Es que todavía no pueden ponerse serios. Está a mitad hacer la maquinaria bélica; hay aún mucho que preparar; y se trata de ganar tiempo, sea como fuere.

Mientras tanto, toda América elabora un plan de conjunto para oponerse a las posibles intromisiones fascistas en aquel continente, y, en Europa, trabajan con ritmo febril las fábricas de material de guerra y los astilleros.

Ésa es la Paz en que hoy vive el Mundo.

firmalha.jpg


~ por rennichi59 en Sábado 8 mayo 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: