Francia, Cartago para Roma

Artículo publicado por Luis Hernández Alfonso el 31 de enero de 1939 en la Sección «Crónica Internacional» del diario «Sur», órgano del Ejército de Andalucía con sede en Baza (Granada).

Reiteradamente hemos aludido en estas columnas al sistema de «chantage» y provocación adoptado por los países totalitarios. Y lo hemos relacionado con la guerra que España sostiene por su Independencia, ya que la contienda que en nuestro país se desarrolla no es sino un aspecto de la ofensiva del fascismo contra las democracias.

Por si alguna duda pudiera abrigarse sobre este interesante extremo, nos llega hoy una información, genuina e indiscutible, que viene a confirmar en todos sus extremos tal aseveración.

El «Voelkischer Beobachter», órgano oficial del partido nazi alemán, en un virulento artículo, publicado el domingo, ha descubierto por completo las intenciones germanoitalianas y la razón primordial de la intervención de ambos países en España.

En efecto: parodiando la frase célebre con que Catón, en la Roma antigua, pronosticaba la destrucción y el aniquilamiento de Cartago («delenda est Cartago», es decir, «hay que destruir a Cartago»), el periódico hitleriano dice que, mediante el concurso de Alemania, Italia y «la España de Franco», puede afirmarse que «delenda est Francia», o lo que es igual, que Francia está condenada a morir, atacada por tres frentes, uno de los cuales es la frontera de la España invadida.

Los países totalitarios van ya quitándose la careta. Las amenazas contra Francia son cada día más claras y duras, tanto por parte de Hitler como por la de Mussolini. El hecho de que el órgano oficial del partido nazi se exprese con tal desenvoltura y tan extraordinaria crudeza es harto significativo.

Los dictadores, lanzados por el plano inclinado de la provocación, están llevando sus intemperancias mucho más lejos de lo que los gobiernos de Francia e Inglaterra sospechaban. Llegará pronto el momento en que estos países no tendrán sino una de las dos soluciones de este trágico dilema: O atacar o sufrir el ataque. Aunque el «führer» y el «duce» no se hubieran propuesto más que asustarles, se verán obligados a seguir, ya que, de otro modo sus dictaduras se derrumbarían estrepitosamente. Si, por el contrario, los estadistas franco-británicos siguieran claudicando, el resultado, fatal e inevitable, sería el paulatino aniquilamiento de las potencias democráticas europeas.

Hora es ya de que los Chamberlain y los Daladier saquen enseñanza de los acontecimientos y aprendan la lección que el pueblo español está dando al Mundo en su lucha contra el fascismo.

L[uis] H[ernández] A[lfonso]

~ por rennichi59 en Domingo 20 junio 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: