El relativo-posesivo

Uno de los errores más frecuentes es el empleo indebido de este pronombre, en sus cuatro formas: cuyo, cuya, cuyos, cuyas. Y es tanto más notable la confusión cuanto que se trata de un vocablo de uso «específico» y sin equivalente.

En nuestro idioma no existe otro pronombre relativo-posesivo, mientras que disponemos de varios relativos, simplemente. Es decir, que no hay razón alguna que explique tamaño solecismo. Para expresar la sola idea de relación con el antecedente, hay: quien, quienes, que, cual, cuales

El cuyo expresa, a un mismo tiempo, relación y posesión: «Hay una casa cuya puerta es de hierro», equivale a «Hay una casa, la puerta de la cual es de hierro». Claramente se ve que el pronombre cuya está en lugar del relativo cual y la preposición de, de genitivo, que expresa propiedad.

Cuando se dice, por ejemplo: «Hay una casa, cuya casa…» se comete un solecismo absurdo, ya que no se quiere expresar propiedad sino exclusivamente relación; y pueden emplearse otras formas: «Hay una casa que…» o «Hay una casa, la cual…» o «…la que…».

Es más: el uso indebido del cuyo transforma este vocablo en adjetivo, ya que se repite el sustantivo antecedente, como se ve en el ejemplo indicado.

~ por rennichi59 en Domingo 3 octubre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: