Bazar

Poesía de Luis Hernández Alfonso perteneciente al poemario inédito Ofrenda (1928).

Bazar

Muñecos y muñecas. Todo el mundo es así.

Muñecos son los reyes y los siervos lo son.

Muñecos los poetas de musa baladí,

y muñecos los sabios de vasta erudición.

Es un polichinela de cómico ademán

el que quiere el misterio del amor poseer.

Es un pobre pelele de brillante dolmán

el soldado que aspira en la lucha a vencer.

Somos todos muñecos. Pero el mundo también

es como los bazares del juguete infantil

donde en trapo se finge árbol del mal y el bien

y se hace con estopa satánico reptil.

Por eso, no queramos el mundo desdeñar

si solo es suficiente su seno sin calor

para que en él se agiten muñecos de bazar

pues que nos hizo tales el Sumo Creador.

Hay muñecos sublimes.

Sublime es Arlequín

y Pierrot es sublime como lo es Pantalón

y son esos arbustos de trapo del jardín

de la comedia humana genial decoración.

Todo es grande o pequeño, como el alma lo ve.

El átomo es gigante si vive en libertad.

Muñecos somos todos. Todavía no sé

si el vigor que nos mueve es mentira o verdad.

Como las marionetas, hagamos la función.

Procuremos que todos aprendan su papel

y que luego nos echen, al caer el telón

una rama de trapo figurando laurel…

(Mas… para ser muñecos… nos sobra el corazón).

24-V-28.

Seguir la lectura del poemario

Volver al índice de la obra

~ por rennichi59 en Sábado 18 diciembre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: