Cuento siempre nuevo

Poesía de Luis Hernández Alfonso perteneciente al poemario inédito Ofrenda (1928).

 

Cuento siempre nuevo


Pues señor —y va de cuento—

había en cierto lugar

una cárcel celular,

una timba y un convento.

Estaban siempre callados

los frailes en su mansión

y también en la prisión

silenciosos los penados.

En la timba se jugaba

partida entre dos o tres

y con enorme interés

cada cual se aventuraba.

Entonces quiso un recluso

lanzar su canto de queja

que, trasponiendo la reja

llegó a la timba confuso.

—¡Voto a bríos!— un rufián

tirando un naipe exclamó

—Mudos los dejara yo

a los que en presidio están.

Pasó un rato y del convento

la esquila empezó a tañir

como queriendo decir

que no se perdió el lamento.

—¡Por Cristo, he de hacer callar

—exclamó otro jugador—

ese ruido atronador

que no nos deja jugar!

¿Comprendes la moraleja

queridísimo lector?

Para el buen entendedor

la terminación se deja.

11-V-28.

Seguir la lectura del poemario

Volver al índice de la obra

~ por rennichi59 en Domingo 19 diciembre 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: