El sembrador

Poesía de Luis Hernández Alfonso perteneciente al poemario inédito Trovas (1929).

 

El sembrador

 

Apareció en el giro de mis sueños febriles

en el páramo yerto sin auras ni pensiles.

Le pregunté: —¿Quién eres?— Y dijo: —El sembrador.

—¿Y qué siembras? —Semillas de nuevas ilusiones

que al caer en las quiebras de los secos terrones

florecerán en rosas de divino color.

—¿Y no temes que el mundo de tu paso se ría?

—Las risas son del mundo, pero la siembra es mía

y al lanzarla en los campos yo cumplo mi deber.

—¿Tu deber? ¿Y qué fuerza tal oficio te impuso?

—La quimera de gloria que en la frente nos puso

un pedazo de cielo como dote, al nacer.

—Y después, cuando pases y el lugar abandones

esa gente villana, como los gorrïones

con los granos de trigo, tu siembra comerá.

—Las aves no consiguen malograr la cosecha

y al sentir con semilla su gula satisfecha

abandonan el grano que fructificará.

—Tienes razón —le dije—, sembrador de ideales,

que al seguir tus caminos y olvidando tus males

regeneras un campo que su fuerza perdió…

Y él, sin darme respuesta, por el yermo avanzando

en la inmensa planicie su semilla lanzando

se acercó al horizonte y desapareció…

 

Seguir la lectura del poemario

Volver al índice de la obra

~ por rennichi59 en Jueves 6 enero 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: