¿Sueño? ¿Realidad? ¡Ejemplo!

He seguido con verdadero interés la campaña que actualmente se lleva a cabo en pro de la juventud y participo en aquélla porque así me lo aconseja mi edad.

Pero para proseguir dicha campaña y que nos acompañe la justicia, todos los jóvenes debemos dar ejemplo, con lo que podrán cumplirse sin dificultades ni obstáculos las palabras del inmoral Carracido: «Paso a las nuevas generaciones. Ellas traerán las nuevas ideas». Para que así sea es preciso que la juventud actual dé un ejemplo categórico e indudable del entusiasmo que la anima.

Necesitamos hablarle al corazón, a su alma adormecida y enturbiada por el vicio de la sociedad actual. Es necesario que vuelva por completo a la realidad de la que se halla divorciada.

El alma del joven es como un jardín en el que deben brotar las flores de los sueños, las del ideal y las de la fe; y han de criarse lozanas y pujantes merced a los cuidados de un experto y hábil jardinero.

Éste ha de cuidar los tallos para que se alcen vigorosos y firmes, no mustios y débiles.

El joven, por su parte, debe ver en sí mismo al hombre del mañana y brindar a la patria su vida entera en un gesto gallardo de sacrificio, revelador de su fe y de su confianza en un porvenir siempre más risueño.

Todos tenemos en nuestro pecho una ilusión (¡pobre del que carezca de ella!). Y la nuestra es la de lograr para nuestra patria la república presidencial, no ya como fin de nuestra actividad, sino como medio para mejorar indefinidamente la vida de todos, destruyendo injusticia, y haciendo caminar a la Humanidad por el sendero del incesante perfeccionamiento, sin desviaciones ni flaquezas.

No os dejéis dominar, compañeros de lucha, por la funesta fiebre del siglo (despreocupación, indiferentismo, abulia). Comencemos a escalar la cumbre donde ha de brillar la futura gloria.

No basta ser joven por la edad para ostentar tal título: es preciso que nuestro entusiasmo y nuestro amor al ideal demuestren que también llevamos la juventud en el alma.

Manuel de Heredia Lozano

N/B.— En el artículo que con el título De re política y religiosa vio la luz en el número anterior de este periódico, anuncié que en sucesivos trabajos aduciría ejemplos en abono de las afirmaciones allí contenidas. Pero habiéndose publicado también en dicho número un artículo sobre la misma cuestión, suscrito por nuestro querido correligionario Tomás Serrano, he estimado innecesario insistir por ahora sobre el particular.— M. de H. L.

«El Presidencialista», n.º 7  (julio de 1928)

~ por rennichi59 en Sábado 12 marzo 2011.

2 comentarios to “¿Sueño? ¿Realidad? ¡Ejemplo!”

  1. Un texto muy positivo este de Manuel de Heredia Lozano, ideas que se verían truncadas por el golpe fascista del 36.
    Acabo de poner una entrada en mi blog sobre Martin Luis Guzmán, escritor mejicano que realizó una visita a Torrelaguna con Luis Bello en 1926 y de la que ambos escribirían en sus libros CRÓNICAS DE MI DESTIERRO y VIAJE POR LAS ESCUELAS DE ESPAÑA (1926-1929), que me han recordado el artículo de tu abuelo.

    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Estimado Eduardo: Muchas gracias por tu aprecio de este artículo de Manuel de Heredia, así como por la información sobre Martín Luis Guzmán y Luis Bello y el paso de ambos por Torrelaguna, de tanto paralelismo, en efecto, con el del reportaje de mi abuelo.
    Recibe un fuerte abrazo.

    Pablo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: