Henri Murger, «Escenas de la vida bohemia» (1967)

Enrique Murger

Escenas de la vida bohemia

Editorial Alonso – Madrid, 1967 (Biblioteca de Obras Famosas, n.º 12)

Prólogo de L[uis] H[ernández] A[lfonso].

ENRIQUE MURGER

Enrique Murger nació en París el año 1822. Su familia era muy humilde, casi menesterosa, ya que el padre, saboyano, simultaneaba las funciones de portero con el oficio de sastre remendón. La madre, mujer de clara inteligencia y de más espíritu que su marido, hizo cuanto pudo para que Enrique recibiese buena instrucción, lo que consiguió a costa de no pocos sacrificios. En la casa cuya portería ocupaban residía un bondadoso académico, Víctor José Esteban Jouy, escritor fecundísimo, quien, deseoso de contribuir a la carrera de Enrique, le procuró el cargo de secretario de un diplomático ruso, el conde de Tolstoi, empleo que desempeñó hasta el año 1848. Muerta su madre, el futuro gran novelista, que no congeniaba con su padre, rompió con éste y comenzó su vida desordenada de bohemia, dedicándose, para subsistir, a publicar artículos en revistas infantiles y de modas, ocupación que apenas le producía para mal comer. Acuciado por la penuria, aceptó ser redactor en jefe de una revista de los sombrereros titulada «El Castor». No renunciaba, por ello, a mayores empresas literarias y seguía componiendo versos y prosas, tratando de abrirse camino en el siempre difícil ámbito de las Letras. Una poesía que hizo llegar a manos de Houssaye le ayudó a conseguir colaboraciones en diversos periódicos, en los que vieron la luz varios artículos suyos. Su fantasía Amores de un grillo, publicada en «El Artista», comenzó a cimentar su fama de buen escritor. Y en 1849 apareció en volúmenes la que sería su obra maestra, antes ya dada como folletón en «El Corsario»: las ESCENAS DE LA VIDA BOHEMIA, que obtuvo un éxito clamoroso por la viveza de su estilo, el desenfado de la narración y, sobre todo, por el verismo de sus episodios, indudablemente autobiográficos, y, en consecuencia, tomados directamente de la realidad. En este libro, Murger retrata a sus compañeros de bohemia… y se retrata, indiscutiblemente, a sí mismo en el personaje al que da el nombre de Rodolfo.

Todos los tipos que aparecen en esta magna obra existieron, y se nos presentan con las inconfundibles características de la autenticidad. La crítica ha reconocido en ellos a personas más o menos brillantes u oscuras, que se movían en los cenáculos parisienses de mediados del siglo XIX. Ello, unido a la gran belleza y a la alegría de la narración —teñida, sin embargo, de sutil melancolía—, explica el mencionado éxito, que incitó a Murger a convertir en drama su novela, lo que hizo en colaboración con su amigo Teodoro Barrière, quien comenzó con esto una larga serie de triunfos. El drama llevaba el título de La vida bohemia, y constaba de cinco actos (1851).

Murger ocupaba ya un lugar de primera fila en la literatura contemporánea. Su producción era muy copiosa: artículos en la famosa «Revista de dos mundos» y en los más populares periódicos, y un considerable número de novelas, entre las que citaremos El juramento de Horacio, Escenas de juventud, Claudio y Mariana, Adelina Protat, La última entrevista, Los bebedores de agua (autobiografía también), La novela de todas las mujeres, Escenas campesinas, Las vacaciones de Camila, Madame Olimpia y El fondo de la cesta, amén de un volumen, notabilísimo, de baladas y fantasías.

Poco pudo disfrutar de su gloria Murger, el cual siguió haciendo, en la holgura, el mismo género de vida que antes en la indigencia. El quebranto de su salud le obligó, al fin, a buscar sosiego, y se retiró a Marlotte, cerca de Fontainebleau, donde falleció el 28 de enero de 1861. Fue enterrado, a expensas del gobierno francés, en el famoso cementerio de Montmartre.

Muchos años después, la célebre novela de Murger daría origen a dos grandes obras musicales: una, la magnífica ópera Bohème, letra de Giacosa e Illica y música de Puccini, estrenada en 1896 en el Teatro Real de Turín, y otra, del mismo título, con letra y música de Leoncavallo, estrenada en Venecia al año siguiente.

L[uis] H[ernández] A[lfonso]

~ por rennichi59 en Sábado 21 julio 2012.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: