A mi hijita muerta

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, dedicada a su hija primogénita, Lolita Hernández Rodríguez, nacida en Madrid el 9 de agosto de 1929 y fallecida en esta misma ciudad el 13 de marzo de 1933. Su manuscrito autógrafo se conserva en el archivo del autor. 

 A mi hijita muerta

Nenita, mi muñeca, la de negras pupilas,
la carne de mi carne, la que en horas tranquilas
era el hermoso emblema de mi felicidad…
Adiós. Tu ingenua risa no cantará en mi oído.
Ya la ilusión se ha roto y está deshecho el nido.
Mi vida es un despojo de la fatalidad.
Adiós. Duerme el eterno reposo de la muerte.
Bajo piadosa tierra yace tu cuerpo inerte,
muñequita que diste alas a mi ilusión.
Tus manecitas blancas ya no me harán caricias.
No borrarán la huella de ajenas injusticias
tus besos, desbordantes, de plácida emoción.
No me dirás ya nunca: «¡Papá, te quiero mucho!».
Te fuiste para siempre y aún creo que te escucho…
Cuando me abandonaste ¡cuán solo me quedé!
Muñeca, mi muñeca: conforme el tiempo avanza
es más triste el recuerdo y menor la esperanza.
Adiós… Ya es imposible la dicha que soñé.

Luis Hernández Alfonso

26 – III – 33

A mi hijita muerta

~ por rennichi59 en Domingo 10 marzo 2013.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: