No sé cuándo mis versos llegarán a tus manos

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, escrita pensando en su esposa, María de los Dolores Rodríguez Cárdenas (1898-1994), y fechada en la Cárcel de Baza el 21 de mayo de 1939. Su manuscrito autógrafo se conserva en el archivo familiar y ha sido fotografiado por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud.

No sé cuándo mis versos – llegarán a tus manos

ni cuándo tu mirada – los acariciará.

Son tan ignotos siempre – los destinos humanos

que muere la esperanza – cuando naciendo está.

Mi vida se consume – sin norte ni sendero.

Quiero llorar contigo – y contigo reír.

O caer en la lucha – como cae el guerrero

o como los ilotas – en la calma vivir.

Renuncio a los laureles – que son premio y castigo

y al sendero glorioso – de la inmortalidad

si no he de recorrerlo – de la mano contigo

y ser tuyo en la dicha – como en la adversidad.

Luis Hernández Alfonso

Cárcel de Baza – 21-V-39.

Fotografía: Aurora Ducellier.

Fotografía: Aurora Ducellier.

~ por rennichi59 en Miércoles 29 julio 2015.

4 comentarios to “No sé cuándo mis versos llegarán a tus manos”

  1. Buenas tardes: Preciosa poesía, de un sentimiento profundo que el autor expresa con su pluma magistral, divina… Versos que me llegan al alma y al corazón, tal vez, mucho más por ser el insigne Poeta de Buñol, mi pueblo.
    Un abrazo.

    Fina Simón

    Me gusta

  2. Qué maravilla. Los versos de tu abuelo son fabulosos (estos y otros que leo en tu fantástico blog). Qué gran escritor, qué gran poeta. Son bellísimos. Hacen llorar de emoción, y de tristeza, pensando en las circunstancias en las que escribía, preso.
    Muchísimas gracias por compartirlos.
    Enhorabuena por ese trabajo tan bonito e interesante que haces en el blog.
    Leonor Zozaya

    Me gusta

    • Muchas gracias a ti, Leonor, por leer estas poesías carcelarias de mi abuelo y por manifestar con tanta sencillez como sinceridad los sentimientos que en ti despiertan. Hernández Alfonso —nunca me cansaré de decirlo— fue siempre gran admirador, como bien sabes, de tu ilustre bisabuelo, cuyo galardón, el prestigioso «Premio Zozaya», por él recibido en 1930, significó su consagración como periodista y le abrió las puertas de la mejor prensa progresista de la época.
      Un saludo muy cordial y emocionado, en el recuerdo de esas dos personalidades.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: