Luis Hernández Alfonso y Buñol

•Lunes 16 mayo 2016 • 5 comentarios

 

entrevista de Pilar Criado García a Pablo Herrero Hernández, emitida porRadio Buñol el 18 de mayo de 2016. Su contenido puede escucharse en el siguiente podcast: http://www.ivoox.com/entrevista-a-pablo-herrero-nieto-luis-hernandez-audios-mp3_rf_11571208_1.html

 

 

Muchísimas gracias a los hermanos Fina y Juan Simón Lahuerta por haberla hecho posible, con la importante colaboración del Ateneo de Buñol; a Pilar Criado y a toda Radio Buñol por su disponibilidad, y a todos los seguidores de nuestro blog por vuestra escucha y difusión.

 

Pablo Herrero Hernández

Saetas de incertidumbre

•Sábado 7 mayo 2016 • 2 comentarios

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, fechada en la Cárcel de Baza el 22 de junio de 1939. Su manuscrito autógrafo a lápiz se conserva en el archivo familiar y ha sido fotografiado por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud.

Saetas de incertidumbre

se me clavan en el pecho.

La pregunta está muy cerca;

la contestación, muy lejos.

El camino está cerrado

por muros, puertas y hierros

y a su través solo pasan

la esperanza y el deseo.

¿Dónde están aquellas horas,

oasis de mi desierto,

manantial de vida entonces,

hoy perlas de mi recuerdo?

El azar de la existencia

abre las fauces del tiempo

que nos devora, insaciable,

y nos deshace, siniestro.

Igual ayer que mañana

—ritmo implacable, severo—,

es el tiempo paradoja

porque muere y es eterno.

 

 

Cárcel de Baza

22-VI-39

L[uis] Hernández Alfonso

IMG_9853.JPG

Fotografía: Aurore Ducellier.

Radiante, luminoso ha amanecido el día

•Sábado 12 septiembre 2015 • Dejar un comentario

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, escrita pensando en su esposa, María de los Dolores Rodríguez Cárdenas (1898-1994), y fechada en la Cárcel de Baza el 11 de junio de 1939. Su manuscrito autógrafo a lápiz se conserva en el archivo familiar y ha sido fotografiado por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud.

Radiante, luminoso – ha amanecido el día.

El aire se ha llenado – de aroma y de color:

y, sin embargo, siento – que la melancolía

me invade con su mezcla – de gozo y de dolor.

Recuerdo otras mañanas – en otra primavera;

el plácido consuelo – de verte junto a mí,

(de hallarse con la vida – quien a la muerte espera),

de conocer, de nuevo, – la dicha que perdí.

Mi corazón te llama – aunque venir no puedes

—él sabe que algún día, – tarde o pronto, vendrás

para aplacar sus hambres, [–] para saciar sus sedes—

con la ilusión primera – que le devolverás.

L[uis] Hernández Alfonso

Cárcel de Baza 11-VI-39

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.

¿Vale la pena de vivir, la vida?

•Sábado 5 septiembre 2015 • Dejar un comentario

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, fechada en la Cárcel de Baza el 6 de junio de 1939. Su manuscrito autógrafo se conserva en el archivo familiar y ha sido fotografiado por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud.

¿Vale la pena de vivir, la vida?

¿Compensan la amargura

tantas veces sentida

el placer relativo que no dura,

la fe, apenas ganada, ya perdida?

Cuando el alma no olvida

sus caras ilusiones

durante muchos años abrigadas,

son las horas pasadas

sangrientas floraciones

nacidas y agostadas

con íntimo dolor en nuestro pecho.

Cada ideal deshecho,

cada esperanza rota,

nuestro vigor humano disminuyen

y las quimeras huyen

en trágica derrota.

Y, sin embargo, combatir es bello.

El mágico destello

de una nueva ilusión nos ilumina

y el corazón camina

por su antiguo sendero de esperanza,

en pos de la ventura que no alcanza,

con la angustia febril que no termina.

Y, valga o no la pena,

ama el hombre la vida,

llevando su memoria, que no olvida,

como lleva un forzado su cadena.

Luis Hernández Alfonso

Cárcel de Baza,
6 – junio – 1939.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Durante muchos años ha sonado mi lira

•Lunes 31 agosto 2015 • 6 comentarios

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, fechada en la Cárcel de Baza el 4 de junio de 1939. Su manuscrito autógrafo se conserva en el archivo familiar y ha sido fotografiado por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud.

Durante muchos años – ha sonado mi lira

y he sido el incansable – sembrador de mis versos.

Es eterna la musa – que mis cantos inspira

y maduran sus frutos, – aquí y allá, dispersos.

Camino por la vida – como los trovadores

y tengo por tesoro – mi ilusión y mi dama.

Soy rico en alegrías – lo mismo que en dolores

y no aspiro a las breves – caricias de la fama.

Mi fe es tal, que ilumina – la senda más oscura

aunque sé que mi gesta – no pasará a la Historia.

Sé hallar miel en el fondo – de cualquier amargura

porque el fracaso guarda – semillas de victoria.

Soy una mezcla extraña – de poeta y guerrero.

Estoy desheredado. – Solo mi amor es mío.

Viajero infatigable, – mientras camino espero

y al porvenir me lanzo – como a la mar el río.

Luis Hernández Alfonso

Cárcel de Baza
4 – junio – 1939.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.

¡Maravillosas noches las del pasado estío!

•Domingo 2 agosto 2015 • Dejar un comentario

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, escrita pensando en su esposa, María de los Dolores Rodríguez Cárdenas (1898-1994), y fechada en la Cárcel de Baza el 1 de junio de 1939. Su manuscrito autógrafo se conserva en el archivo familiar y ha sido fotografiado por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud.

¡Maravillosas noches – las del pasado estío!

Hablaban quedamente – tu corazón y el mío.

Nos escuchaban solo – las flores del jardín.

Tu voz fundía el hielo – de mi melancolía

y el aura silenciosa, – serena, nos traía

olor de hierbabuena[,] – de rosa y de jazmín.

Rompían la negrura – del cielo las estrellas

(las veo cada noche – pero no son aquellas)

y brillaba, perdida – en el monte, una luz.

Convertida en Ariadna – de un herido Teseo,

con la suave ternura – de noble Cirineo

del peso me aliviabas – de mi terrible cruz.

Fuiste agua en el desierto – y calma en la tormenta;

un refugio apacible – en la lucha cruenta;

miel entre la amargura; – en el caos, quietud…

Por ti —por la caricia – que vive en mi memoria—

mi triste vencimiento – se convirtió en victoria

y todavía dura —por ti— mi juventud.

Luis Hernández Alfonso

Cárcel de Baza.
1-VI-39.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.

Está gris el día y el cielo, nublado

•Viernes 31 julio 2015 • Dejar un comentario

Poesía inédita de Luis Hernández Alfonso, fechada en la Cárcel de Baza el 20 de mayo de 1939. Aunque no se ha localizado el manuscrito original, dos copias mecanografiadas coevas se conservan en el archivo familiar, una de las cuales ha sido fotografiada por la profesora Aurore Ducellier, a quien va toda nuestra gratitud. 

Está gris el día y el cielo, nublado,

parece de yeso.

La torre señera, dormida en el aire,

es un centinela silencioso y quieto.

Frío en las alturas

y frío aquí dentro.

En las celdas que el sol no ilumina

dormitan los presos.

Las paredes parecen más recias

y pesa el silencio.

Cárcel provinciana,

antiguo convento[,]

es un manicomio

en el [que] conviven los locos y cuerdos.

¡Qué gris está el día!

¡Qué oscuro está el cielo!

Horizonte de torre y de nubes

y palacio de lacras y tedio…

LUIS HERNÁNDEZ ALFONSO

Cárcel de Baza 20-V-39

Fotografía: Aurore Ducellier.

Fotografía: Aurore Ducellier.